El tema es muy técnico pero puede tener un fuerte efecto político. El Supremo Tribunal Federal de Brasil reinició este jueves el juicio en el que decidirá sobre la constitucionalidad de las detenciones de condenados en segunda instancia, un proceso que podría cambiar la jurisprudencia vigente. Asimismo, declarar la prohibición del cumplimiento de penas antes que sean agotadas todas las posibilidades de apelación, una resolución que abriría el camino para que el encarcelado ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva recupere la libertad.

Una prohibición de las detenciones hasta que se cumpla “el tránsito en juicio” que garantiza la Constitución de Brasil, beneficiaría, además de Lula, a otros 5.000 detenidos, muchos de ellos con condenas en el marco de la Operación Lava Jato, el mayor operativo anticorrupción de la historia de Brasil.