El ejército chino podría intervenir en Hong Kong si la violencia en las manifestaciones se agrava. Así lo advirtió el martes la jefa ejecutiva del territorio autónomo Carrie Lam, quien sin embargo reiteró que el gobierno aún espera resolver la crisis sin ayuda externa.

Lam exhortó a los críticos extranjeros a aceptar la realidad de que las protestas iniciadas hace cuatro meses, caracterizadas por un marcado incremento en la violencia, ya no son "un movimiento pacífico por la democracia".

Señaló que la Constitución de Hong Kong permite pedir la intervención de China, aunque evitó revelar en qué circunstancias podría hacerlo.

"Aún creo firmemente que debemos encontrar soluciones por nosotros mismos... pero si la situación se pone muy mal, entonces no podrá descartarse ninguna opción si queremos que Hong Kong tenga, al menos, otra oportunidad", afirmó en una conferencia de prensa.

La titula del Ejecutivo de Hong Kong Carrie Lam./ AFP

La titula del Ejecutivo de Hong Kong Carrie Lam./ AFP

Las protestas comenzaron en junio por una propuesta de ley ya abandonada que habría permitido enviar a algunos sospechosos de delitos a la China continental para juzgarlos allí. Pero desde entonces se han convertido en un movimiento más amplio contra el gobierno. Los manifestantes afirman que la ley es un ejemplo de la creciente influencia de Beijing en la ex colonia británica, a la que se le prometió una autonomía considerable cuando fue devuelta a control chino en 1997.

Mirá también

Los disturbios han hundido el turismo y afectan los negocios en el núcleo financiero global. Esto golpea aún más la economía de la ciudad, que ya lidiaba con los efectos de la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Hong Kong es el décimo exportador más grande del mundo, y el noveno importador. Recordemos a su vez que es una de las ciudades más caras del mundo, donde el metro cuadrado cuesta 54 dólares. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, instó el lunes al presidente de China, Xi Jinping, a asegurarse de una "solución humana" en Hong Kong. Advirtió que cualquier "mal" resultado podría afectar a las negociaciones comerciales, que se reanudan en Washington el jueves.

La represión policial en Hong Kong se acrecentó en las últimas semanas. / REUTER

La represión policial en Hong Kong se acrecentó en las últimas semanas. / REUTER

Lam endureció su estrategia la semana pasada e invocó una ley de emergencia de la era colonial para penalizar el uso de máscaras en manifestaciones, pero solo avivó el descontento y durante el largo fin de semana feriado se sucedieron los episodios de violencia.

La titular del Ejecutivo negó que vayan a usar medidas especiales adicionales, y precisó que el gobierno hizo un "examen atento" antes de actuar con los poderes de emergencia que le brinda la ley de 1922 del período colonial.

La policía disparó contra manifestantes dos veces la semana pasada tras ser atacados por ellos, hiriendo a dos adolescentes que fueron las primeras víctimas por armas de fuego de las fuerzas de seguridad desde el inicio de las protestas. 

En total son 16 las personas acusadas formalmente por el uso de las máscaras, que ahora corren el riesgo de una condena de hasta un año de cárcel y una multa equivalente a 3.200 dólares estadounidenses

Los manifestantes en Hong Kong se disfrazaron para evitar ser reconocidos por la policía. / AFP

Los manifestantes en Hong Kong se disfrazaron para evitar ser reconocidos por la policía. / AFP

En su conferencia de prensa, Lam también afirmó que no la atrae la política de un antiguo político llamado Ip Kwok-him, que es cercano a Beijing. Ip Kwok-him había sugerido que Hong Kong debería realizar un ajuste sobre Internet para contener las protestas. Asimismo, Lam dijo que el tercer trimestre será "muy negativo" para la economía de Hong Kong debido a las protestas.

Mirá también

Por su parte la policía de Hong Kong realizó 241 arrestos en el fin de semana largo del 4 al 7 de octubre, de los cuales 170 fueron hombres y 71 mujeres, de entre 12 y 54 años: las acusaciones van de la adhesión a manifestaciones ilegales y posesión de armas explosivas al uso de barbijos.

Fuente: AP y ANSA