4 de abril de 1949. Estados Unidos, Canadá y sus aliados europeos de la Segunda Guerra Mundial incorporaban a la Alemania Occidental para crear la más potente alianza militar del planeta, la Organización del Tratado del Atlántico Norte, la OTAN​. Se creaba, se dijo siempre de forma no oficial, para mantener a los estadounidenses dentro, a los rusos fuera y a los alemanes controlados después de las dos mayores conflagraciones militares de los últimos siglos.

70 años después la organización sobrevive con achaques, divisiones internas y dudas sobre su misión, algo recurrente desde que en 1989 caía el bloque soviético y la OTAN se quedaba sin su enemigo natural y crecía hacia el este hasta tocar las fronteras de Rusia.