Ricardo Centurión estuvo a un costado mientras Vélez disputaba los amistosos contra Defensores de Belgrano, como si fuera un espectador más en la mañana lluviosa de la Villa Olímpica, este martes. ¿Por qué no jugo? Es que el cuerpo técnico del Fortín dispuso para él un plan especial para ponerlo a punto: trabajos de intensificación física y algunos minutos de fútbol en espacio reducido, junto a una parte del plantel. En este último, Ricky se lució mostrándose participativo y hasta marcó un lindo gol. El Gringo lo exigió a Centu para que llegue óptimo al comienzo de la Superliga.

Fue la cuarta práctica de Centurión con los de Liniers. Y, a pesar de que el lunes el volante ya se entrenó a la par de todos, no pisó el verde césped en los amistosos contra Defe y tuvo que cumplir tareas más específicas.

Centurión, con la pelota y la de Vélez. (Prensa Vélez)

Centurión, con la pelota y la de Vélez. (Prensa Vélez)

El objetivo de Gabriel Heinze​ es recuperarlo primero física y luego futbolísticamente: en San Luis, durante el último semestre, sólo pudo jugar 280 minutos. En la balanza también ponen lo humano, y esperan que, en este lapso en el club, Ricky mejore su conducta y se aleje de los escándalos mediáticos que marcaron su carrera.

Ricardo Centurión se pone a punto en Vélez. (Prensa Vélez)

Ricardo Centurión se pone a punto en Vélez. (Prensa Vélez)

Vélez le dio la chance a Centurión, en gran parte, por la confianza que le dio el Gringo. Cree que lo puede recuperar. El 26 de octubre, ante León, fue el último encuentro oficial que disputó. El viernes, casi tres meses después, el atacante puede volver al ruedo (aunque de manera no oficial) cuando el Fortín juegue ante Huracán, en otro de los partidos de pretemporada. ¿Será que Heinze comenzará a darle pista?