La UEFA sancionó al Manchester City con dos años excluido en sus competencias, por no cumplir con el Fair Play financiero. Además, lo obliga a abonar una multa de 30 millones de euros.