Tras las protestas de los vecinos que denunciaron procedimientos arbitrarios durante la jornada del martes, Jerónimo Charras, Lorena Charras, Jonatan Charras, Rosa Carballo, y el abogado y militante social Sergio Job, fueron liberados.

Por la tarde, los vecinos del comedor Sonrisa de Ángel y otras organizaciones sociales reclamaron frente a la Comisaría 2 por la liberaciones de los detenidos en el espacio que funciona en Villa la Tela. En ese marco, denunciaron que se trata de detenciones "arbritrarias" y repudiaron el accionar de la Policía.

Desde el comedor, acusaron diferentes tipos de atropellos por parte de la policía, entre los que señalaron las denuncias por el uso excesivo de la fuerza. Una de las detenidas, embarazada de seis meses y medio, de hecho dijo haber sido golpeada por personal policial. 

Protesta comedor villa la tela

En diálogo con LNM, Santiago Gamboa, uno de los defensores a cargo, sostuvo que “el allanamiento fue irregular y mal realizado, por lo que se analizará los pasos a seguir desde el punto de vista legal”.

Miguel Charras, dirigente barrial que coordina el comedor, ratificó esta mañana que los efectivos ingresaron a la vivienda ubicada en la esquina de las calles Valenti y Bradley con un escrito que no tenía la dirección del lugar.

Según relató, los policías entraron al lugar y empezaron a disparar "ráfagas" a Miguel y su familia. "No voy a negar que nosotros nos defendimos también. Hay un policía herido", subrayó a este medio.

"Ahora están fabricando una orden para dejarnos detenidos a nosotros. Es más, mi hijo tiene un tiro en la mano y no lo queremos trasladar porque no queremos que quede detenido", había señalado en horas de la tarde. 

Protesta comedor villa la tela

Desde el personal policial negaron las acusaciones y señalaron que que se trató de un allanamiento por robo de animales y tenencia de armas de fuego, y que se realizó en una propiedad contigua al comedor Sonrisa de Ángel.

Noticia relacionada:

herido balas comedor Villa la TelaDenuncian que policías dispararon en un comedor de Villa La Tela