(ANSA) - Los partidarios del Estado Islámico celebraron las masacres de Sri Lanka, que les costaron la vida a por lo menos 290 personas, convencidos de que los ataques contra iglesias y hoteles son una venganza por el atentado del mes pasado en dos mezquitas de Christchurch (Nueva Zelanda) en el que murieron 50 personas.

Los atentados del domingo no fuero reivindicados, pero según Rita Katz, diretora del SITE -el sitio que monitorea la actividad yihadista en línea- "abundan los posteos" sobre las explosiones en los canales afiliados al Estado Islámico, donde se publican también plegarias para que "Alá reciba" a los agresores.

Según Katz, estas celebraciones podrían allanar el camino al Estado Islámico para reivindicar la masacre en Sri Lanka.

Mientras tanto, la directora del SITE subrayó que los ataques de ayer se parecen mucho a los del pasado 27 de enero contra la catedral de Juoli, en las Filipinas, en los cuales dos atacantes suicidas mataron a 20 personas. Ese atentado fue reivindicado por el Estado Islámico.