CHINA, Jiaozuo.- Un maestro de un jardín de infancia fue detenido bajo la sospecha de haber vertido veneno sobre la comida de 23 niños, de edades comprendidas entre los 4 y 5 años. El hecho ocurrió en la ciudad de Jiaozuo, al centro de China.

Según las autoridades, esto habría ocurrido como una especie de venganza de la mujer contra uno de sus colegas. La mujer -cuya identidad no se ha revelado-  había protagonizado un enfrentamiento con uno de sus compañeros de trabajo y, para imponerse, decidió llevar nitritos, un aditivo químico que se emplea para conservar la carne pero que si se ingiere en estado puro, tiene efectos letales.

Según el portal de noticias Sixth Tone, uno de los pequeños permanece hospitalizado en estado grave.

La policía local especificó en un comunicado que continúa con las investigaciones y afirmó que todavía no se han esclarecido los motivos del incidente.

La información agrega que los niños habían sufrido una intoxicación "relativamente grave", y que ocho de ellos -incluido el que se encuentra en estado crítico- continúan ingresados en un hospital local. Los afectados presentaban síntomas de náuseas y vómitos, luego de tomar su desayuno.

La escuela ha sido clausurada y el resto de alumnos –el total de niños matriculados ronda los 50– han sido trasladados a otros centros de la zona.