Desde que Marcelo Bielsa llegó al Leeds United, tanto los aficionados del club como los dirigentes de la entidad comenzaron a ilusionarse con el ascenso a la Premier League. No obstante, durante las últimas fechas que disputó el equipo, los Blancos se alejaron de la chance. Ubicados en la tercera posición del Championship, el Loco mantiene la esperanza de que sus pupilos obtengan el premio que se merecen. 

Minutos después de la derrota del Leeds ante el Brentford por 2 a 0, el entrenador rosarino dialogó con la prensa e hizo un balance sobre su gestión en el cuadro de Elland Roads. "Teníamos la ilusión de promover, llegar primeros o segundos. La derrota pone el objetivo difícil. El desenlace sucede comienza en el partido anterior, muy injusto. Fue el partido que más situaciones creamos y dominio. Y terminamos perdiendo", expresó ni bien tomó la palabra.

En la misma línea, el ídolo de Newell's Old Boys agregó: "El resumen de nuestra temporada es ese: demasiadas opciones de gol para los goles que conseguimos. Si hubiéramos tenido una eficacia normal, hubiéramos tenidos diez o doce puntos más de los que tenemos. No pudo ser. Tenemos que poner nuestra energía en la opción que nos queda".

No obstante, Marcelo prefirió no apuntar contra la efectividad de sus pupilos. "Esto no es una crítica. Creo que los equipos están obligados a crear situaciones. Se convierten o no. Este equipo disimuló muchas de sus verdaderas limitaciones con un esfuerzo muy alto. A base de personalidad y exigencia, cada jugador estuvo cerca de su máximo durante mucho tiempo. Es un equipo que tendría que tener diez o doce puntos más pero no los tiene porque necesitó muchas situaciones para convertir. El fútbol propone opciones nuevas", sostuvo.

Por otro lado, Bielsa habló de su acercamiento a los futbolistas de su equipo: "Saludé a mis jugadores porque así lo decidí. Todos nos dimos cuenta que decrecían nuestras chances de salir primero o segundo. Los jugadores lo sintieron. Me pareció que merecían una cercanía de identificación y valoración por el esfuerzo que hacen. Los últimos veinticinco minutos de partido fueron confusos y con un equipo desequilibrado, pero si miran la conducta de los jugadores, no hay uno que dejara de atacar o defender. Y defendieron en espacios enormes y en inferioridad numérica en ocasiones. Y atacaron en espacios reducidos, comprimido. Tuvieron un comportamiento ejemplar. Me quise identificar con ellos en este momento de derrota".