Lionel Messi tuvo durante todo el mercado de pases de verano en Europa la ilusión de que Barcelona reincoroporara a su amigo, Neymar Junior, del París Saint Germain. No obstante, confesó que temió que "Real Madrid se lo llevara".