La dicotomía del fútbol mundial -hace ya varios años- es una sola: Lionel Messi o Cristiano Ronaldo. Gustos y logros aparte, nadie puede discutir que se trata de los dos mejores jugadores de la última década y más.