A partir de una llamada anónima las autoridades de Jalisco, en el oeste de México, encontraron los cuerpos de siete hombres abandonados en tres camionetas, todas con matrículas radicadas en otros estados del país. 

Fuentes de la Fiscalía General de esa localidad dieron a conocer que los cuerpos tenían impactos de arma de fuego, y fueron abandonados en una brecha en los límites de los municipios de Tonalá y Zapotlanejo, cerca a la presa Ocotillo.