Este domingo fue uno de los últimos programas de Almorzando con Mirtha Legrand desde Mar del Plata, que se emite desde un reconocido hotel ubicado en Playa Grande de La Feliz. Desde allí, la diva invitó este domingo a destacadas figuras, entre ellas, Barbie Vélez. En medio de su escándalo judicial y mediático con Federico Bal, su exnovio, la diosa evitó brindar notas a los medios, pero se animó a estar con "La Chiqui".

Mirtha le dio la bienvenida a la hija de Nazarena Vélez y ni bien comenzó le hizo un comentario que la ella agradeció con una sonrisa. “No te voy a preguntar nada de lo que no querés que te pregunte. Yo no traiciono al aire”, comentó la conductora de canal Trece al saludar a la bella artista al aire, quien destacó el gesto: “Es un amor. Estaba nerviosa. Confío mucho en usted y en la producción, por eso vine”, fue su sincera respuesta.

Luego, en un momento del programa, actriz no pudo dejar pasar una pregunta de Legrand y admitió el mal momento que atravesó, aunque aclaró que ahora está “súper” y enamorada. “¿Estuviste depresiva Barbie?”, preguntó La Chiqui. “Sí”, fue la respuesta contundente de Barbie. “No estuve melancólica, pero sí triste”, agregó la morocha.

Luego de la confesión, la joven aclaró rápidamente que ahora está súper bien y enamorada de Lucas Rodríguez, el hijo de Fabián, quien fue pareja de Nazarena Vélez. “Estoy muy enamorada. Es una buena persona", admitió dejando en claro que ya se ha olvidado del director de "Nuevamente juntos, un amor de revista".

La ex participante del Bailando también reconoció que hubo un distanciamiento con José María Muscari, luego de que se filtrara un video de la intimidad familiar en la casa de los Vélez, donde el director teatral hacía un comentario desafortunado sobre Federico Bal.

En otro orden, Vélez aseguró que Nazarena es un “madraza”, que en ese rol dista bastante de la personalidad que exhibe frente a una cámara. “Es tranquila. Ahora le tocás a un hijo y le tocás la vida, como cualquier padre”, concluyó.