ESTADOS UNIDOS, Nueva York.- Eileen Murray fue la principal fuente de ingresos en su matrimonio con Mike Weirsky, en Nueva Jersey. Se divorciaron hace apenas unos meses y un  juez ordenó a Murray que pagara la manutención conyugal a Weirsky durante cinco años, porque el hombre estaba deprimido y sin trabajo desde hace mucho tiempo.

Weirsky, según Murray, pasó la mayor parte de sus 15 años de matrimonio cuidando a su perro en casa, mientras ella trabajaba para mantener el hogar y ahorrar para viajes de vacaciones. Pero, como la suerte es loca y a cualquiera le toca, el afortunado del Mega Millions ha sido "el divorciado desempleado cuidador de perro".

"Espero que haga cosas muy buenas con su dinero de la lotería, estoy feliz por él, de verdad. No soy una persona enojada, no soy una persona mala… pero, por favor, ¡que no cobre el cheque de la manutención! Es poquísimo dinero al lado de los millones que ganó", subraya Murray.

La mujer se enteró de la fortuna de su ex a través de una llamada anónima. "Había visto en la TV que alguien había comprado un boleto de lotería en esa tienda y pensé: 'No hay manera de que pueda ser él'". Pero, si fue él, el hombre “mantenido” por su ex.

La tienda donde Weirsky compró el boleto ya tenía un significado especial para la pareja, dijo Murray. "Me propuso matrimonio en ese lugar… parece que soy su amuleto de la buena suerte".

Hasta ahora, Weirsky no se ha comunicado con su ex mujer... pero, sí cobró el último cheque de Murray, de 850 dólares. Y lo hizo cinco días después de recibir sus 273 millones de dólares.