Dinamarca, en su victoria sobre Chile Fuente: Archivo - Crédito: RITZAU SCANPIX

Ya sabía el seleccionado argentino que, con tantas ausencias de jugadores importantes, el Mundial de handball sería muy bravo. Pues los albores de Alemania/Dinamarca 2019 lo confirman, con las contundentes producciones de los equipos de ambos países organizadores en la fecha inaugural.

Los germanos le hicieron sentir su calidad y su localía a Corea, un conjunto unificado de las dos naciones que están oficialmente en guerra desde 1950, con un 30-19 en Berlín, por el grupo A. Mucho más sufrió un seleccionado sudamericano, el chileno, que resultó vapuleado por los daneses en la capital, Copenhague, con un 39 a 16 por la zona C.

La Argentina tendrá hoy su estreno, a las 14 de Buenos Aires. Le toca un adversario europeo, también, aunque algo menos atemorizante que los dos anfitriones: Hungría. Nada como para subestimar, por supuesto, pero que deja cierto margen para la esperanza en un golpe de escena. El encuentro será televisado por Canal 7 y DirecTV Sports (canales 610 y 1610 -alta definición-); DeporTV transmitirá otros partidos del certamen.

Claro que, en este partido y en el torneo todo, la proyección albiceleste es modesta. Al plantel, cuya meta es la medalla dorada en los Juegos Panamericanos Lima 2019 para acceder a los Olímpicos Tokio 2020, le faltan tres piezas trascendentes, víctimas de lesiones: su talentoso líder, Diego Simonet; un histórico, Federico Pizarro, y el consolidado Pablo Vainstein.

"Si hubiese estado el equipo entero, la idea habría sido muy claramente pasar de ronda. Ahora, con las lesiones, el objetivo es el mismo, pero somos realistas y sabemos que será más complicado. De todas formas, queremos meternos a la segunda fase para seguir creciendo y dándole empuje al handball argentino. Si hacemos bien las cosas nadie va a quitarnos el sueño de estar entre los tres mejores del grupo", comentó para la nacion el pivote Gonzalo Carou, capitán y otro histórico de Los Gladiadores.

Argentinos y húngaros compartirán la zona D con Suecia, amplio favorito y candidato grande a quedarse con la Copa del Mundo; con Qatar, un conjunto fuerte por contar con varios extranjeros nacionalizados; con Angola, y con Egipto, un rival que al seleccionado albiceleste suele costarle más que lo que debería. Accederán a la segunda etapa los tres primeros del grupo, algo difícil si se toma en cuenta los dos amitosos del plantel dirigido por el español Manolo Cadenas en suelo europeo: una goleada alemana por 28-13 y un 26-26 con Chequia, que no se clasificó para el Mundial. Sin embargo, los albicelestes se tienen confianza.