El 22 de junio de 1986, cuando Diego Maradona agujereó dos veces la moral del arquero inglés Peter Shilton, Nicolás Goldschmidt estaba de alguna forma frente al televisor. Su madre cursaba un embarazo de seis meses en el invierno nevado de Choele Choel, Río Negro. Patadas de Nico vientre adentro, mientras sucedía la pintura maradoneana (gol con la mano y, luego, el gol más hermoso de la historia de los Mundiales). Nada hacía suponer que algo iba a poder unir al que estaba llegando y a aquel malabarista del estadio Azteca.

"Gold", ahora "el pibe de oro", es hoy el "primer" Maradona de la serie biográfica que en breve estrenará Amazon, Sueño bendito. A los 33 años -a más de 20 de su debut en televisión- fue elegido para contar la etapa más pura del argentino más conocido del planeta. Tuvo que someterse a un entrenamiento futbolístico tan feroz que ahora ya no le pega a la pelota con la pierna derecha.