El presidente de YPF, Guillermo Nielsen, afirmó que la Argentina para pagar su deuda tiene que "crecer y producir", a partir de una negociación con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional.

En este contexto, Nielsen dijo que el FMI "va a tener un rol crucial en la negociación con los tenedores de deuda privados" y que será "un desafío particular para Kristalina Georgieva" como titular de un organismo que dejó "pasar por alto todas sus propias reglas" para prestarle plata al país durante la anterior administración.

El economista habló de la situación económica argentina, del proceso de reestructuración de deuda que encara el gobierno de Alberto Fernández y de las condiciones de crecimiento, al participar hoy de un panel en el Foro Económico Mundial que se desarrolla en Davos, Suiza.

Ante un auditorio compuesto por empresarios y líderes globales, el titular de YPF aseveró: "Todos los argentinos queremos pagar. Pero tenemos que crecer. Queremos producir los dólares necesarios para pagar", para lo cual planteó como ejes centrales de un crecimiento exportador a la agricultura, la minería y los hidrocarburos.

Al analizar el endeudamiento registrado en los últimos años, Nielsen sostuvo que "el FMI hizo una cosa increíble que es pasar por alto todas sus propias reglas para prestarnos plata. Hicieron excepciones por un trato especial", al referirse a la deuda de US$44.000 millones que la Argentina contrajo con el organismo a partir de 2018.

Ese proceso que es parte de un endeudamiento de US$100.000 millones que dejó el gobierno de Mauricio Macri. para el ex Secretario de Finanzas significó "mucha deuda y muy poca inversión productiva" y el país ahora tendrá que "lidiar con eso, con el FMI y sus reglas, las cuales no son fáciles".

"Veníamos de un director que estaba orientado más a las relaciones públicas y ahora tenemos que repagar, y eso no son relaciones públicas, ahora hay que depositar la plata. Pero para poder devolver lo que nos prestaron, tenemos que crecer y producir", enfatizó el economista.

En ese sentido, quien fue el encargado de renegociar la deuda argentina que sobrevino a la crisis de 2001, dijo que las conversaciones que la Argentina encarará con el FMI son "un desafío en particular para Kristalina Georgieva, que es una profesional, economista y que se va a meter en los números ella misma".

"Entonces esto es algo en lo que el gobierno de Argentina está trabajando muy duro para realmente empezar la negociación con los tenedores de deuda privados y con el FMI, que va a tener un rol crucial en esta negociación. No es solo el FMI, pero (el organismo) es el mayor acreedor de la Argentina", enfatizó Nielsen.

El economista remarcó también que el país tiene "una situación de deuda local en pesos que no tiene precedentes, que es extremadamente alta y que es algo que nunca había pasado en la Argentina", con el adicional de que no se trata solamente de tenedores locales "sino también de inversores extranjeros que tomaron deuda en pesos en Argentina y le agregan complejidad a la situación".

Al referirse a la situación económica que condiciona al país a hacer frente a sus deudas, Nielsen reseñó que el gobierno debe enfrentar "la inflación más alta de los últimos 28 años, más de 300% de inflación durante el último gobierno, lo cual es uno de los problemas más graves".

"Venimos de una caída en el crecimiento de un 3% y el desempleo, que normalmente en Argentina es bajo, hoy está en un margen del 10%, y que sólo se registró en la crisis del 2001", detalló al mencionar también la decisión del gobierno de "finalizar con el hambre en un país que produce alimento vegetal y animal para más de 400 millones de personas".