"Quiero que se queden hasta el final para que la gente nunca más vuelva a votarlos. No quiero que se vayan. Quiero que se queden hasta el final y quiero que realmente la pasemos mal para que no compremos más espejitos de colores", había dicho el año pasado Dady Brieva en referencia a la gestión de Mauricio Macri ¡y desató un caos!

Inmediatamente, muchísimas figuras públicos salieron a criticarlo y fue uno de los temas más comentados en todos los programas. A siete meses de aquel episodio, sus palabras siguen latentes entre el público. Por eso, Andy Kusnetzoff, en PH Podemos Hablar, volvió a tocar el tema. 

"Dije lo que  tenía que decir. Una operación… lunes 10 de septiembre: 17 programas hablaron de mí, le dedicaron 3.45 horas durante toda la programación, canales abiertos y de cable, y unos 64 periodistas y panelistas hablaron del tema. Hice un relevamiento", explicó Dady. "Tiene que ver con lo que viene pasando hace tres años conmigo cada vez que me expreso”, agregó indignado. 

“Debo tener un lugar de expresión popular y contundente que tira por tierra todo el brainstorming creativo que hacen en agencias de ellos, 'duranbarbianas'. No fue al azar… 17 programas, 3.45 horas hablando del tema, si eso no es una operación…", señaló el Midachi. Y argumentó que muchas de las cosas que se dicen sobre tienen que ver con su inclinación política.

"Eso fue el año pasado, el sábado 8 había estado acá y es parte de lo que viene. Como cuando la cagué a palos a la 'Chipi' (su mujer), me morí tres veces en Tacuarembó, cuando mi hijo escucha música alta en el edificio", analizó Brieva. Entones, el conductor le preguntó: "¿Es un costo por decir lo que pensás públicamente?". Y su invitado respondió: "Sí. Muchos dicen '¿Dady por qué no te callas que perdés público, vos que sos cómico?', ¿pero sabés lo que es haber llegado los que estamos en la mesa para guardarte cosas por perder público?” 

“¿Cómo voy a mentir para no perder público? Es contradictorio, me comporto como soy y como salgo, nunca me vas a ver faltar el respeto",  reflexionó el humorista. Y cerró de forma contundente: “No me arrepiento, no se me escapan las frases, no soy ningún pelotudo, sé jugar a esto. Sé lo que digo en un medio y qué no digo programa grabado y programa en vivo".