El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió así a la decisión de la Corte Suprema de Justicia, de ayer, en la que pidió ayer al Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) el cuerpo de esa causa, denominada "Vialidad", para determinar si hay errores procesales, lo que podría demorar el inicio del juicio previsto contra la ex presidenta y los otros acusados.

El funcionario aclaró que el Gobierno "no puede opinar sobre la parte técnica de la resolución ni las motivaciones de los jueces", pero sí sobre qué reacciones genera.

En ese sentido, consideró que "genera mucha bronca en la sociedad, porque hay una demanda muy concreta de que se haga justicia", en declaraciones a radio La Red.

"Cuando se hace justicia se puede dilucidar quién es culpable y quién no y se puede avanzar sobre recuperar los bienes que estuvieron desviados por la corrupción", recordó.

Consultado sobre si el fallo consagrará la impunidad, Peña consideró que "genera la percepción en mucha gente de que la impunidad se puede consagrar".

"Claramente no hay más lugar para la impunidad, para esta concepción de me llevó todo cuando llego al poder", aclaró entonces.

Para el funcionario "tiene que haber un mensaje muy claro de la ciudadanía sobre en qué tipo de país queremos vivir hacia el futuro" en el sentido de respetar las leyes y la Constitución.

"La mirada sobre la Justicia que tiene el kirchenrismo, que viene manifestando expresamente, es que ellos creen que la justicia tiene que se militante, cuando nosotros sostenemos que hay que defender la Constitución y a los jueces independientes", aseguró.

"No queda duda que hay una intencionalidad política, no en los jueces sino en los sectores que no quieren que Cristina Kirchner vaya a juicio", dijo en otro tramo de la entrevista.