Aseguran que hasta ahora no se registraron casos en el Sistema Público de Salud. Aconsejan tomar mucha agua y ante cualquier síntoma como vómitos o mareos, recurrir al hospital. 

 

Días con temperaturas que rozan los 40 grados pueden ser nocivos para los sectores más vulnerables de la población: los niños y los ancianos. Los golpes de calor están a la orden del día en épocas estivales, sobre todo en enero. Por eso el Subprograma de Prevención y Promoción de la Salud emitió recomendaciones para "sobrevivir" al verano.

Si bien, según informaron fuentes del Ministerio de Salud, todavía no se registraron casos de golpe de calor en el sistema sanitario provincial, es una afección muy frecuente que suele confundirse con una indigestión. La jefa del Subprograma, Mariana Nolte, recomendó a la población no automedicarse y ante cualquier síntoma como vómitos o mareos, asistir a un centro de salud.

 

Síntomas: dolor de cabeza, mareos, debilidad, somnolencia, hiperventilación, orinar poca cantidad, sequedad y enrojecimiento de la piel, aceleración de los latidos del corazón, ausencia de sudor y calambres musculares. Casos extremos: convulsiones y pérdida de la consciencia.

 

"El golpe de calor sucede cuando el cuerpo llega a una temperatura superior a la normal para poder funcionar correctamente. Esto pasa por estar expuestos al sol o en ambientes cerrados que no están bien aireados", explicó Nolte. 

Son los ancianos, los niños y los bebés quienes más expuestos están a sufrir este trastorno. Para evitarlo, Nolte recomendó "beber mucha agua. Además, tener especial cuidado con los adultos mayores en la hidratación y ofrecerles más cantidad de agua. Recordemos que las personas mayores no tienen el reflejo de la sed, por eso hay que tener en cuenta esto de ofrecerles más seguido. Y si conocen alguna que viva sola, tómense el trabajo de ir a verlos y consultarles si están bien".

Destacó también el consumo de alimentos livianos que propicien una digestión más fácil. "Si hacemos comidas muy elaboradas, el organismo necesita hacer un mayor esfuerzo en digerirlas. Por eso se recomiendan las ensaladas frescas y las frutas, siempre lavadas con agua limpia", agregó.

Además de los consejos en la alimentación, recordó evitar salir a la calle entre las 10 y las 16, que es cuando las temperaturas son más elevadas. "Si deben ir a trabajar o a realizar un trámite, es preferible hacerlo a primera o última hora del día. Si no hay otra opción y deben estar expuestos al sol, es importante que usen una pantalla solar a partir del factor 50, se pongan una gorra o sombrero y consuman abundante agua", sugirió.

"Y ante cualquier síntoma, ya sea mareos, vómitos o dolor corporal, dirigirse al centro de salud más cercano y no consumir ningún tipo de medicamento, porque a veces pueden pasar por una indigestión, por ejemplo, porque puede presentarse con un dolor abdominal o una contractura", manifestó la especialista. 

Remarcó airear los domicilios a primera y última hora, ventilar los espacios, luego mantener cerradas las ventanas y las persianas después de las 10. Además, detalló los primeros auxilios para atender a una persona que sufre un golpe de calor.

 

Verano en acción: El subprograma de Prevención y Promoción de la Salud realiza consejerías en las colonias de vacaciones. Este martes estarán de 9:30 a 11 en "Hogar del Niño" y el viernes de 9 a 10:30 y de 14:30 a 15:30, en la Colonia Municipal.

 

"Brindarle agua fresca, pero no helada porque la diferencia de temperatura puede provocarle un shock térmico. Aplicar toallas húmedas en el cuello, las axilas y la ingle. Recostarla y levantarle las piernas, abanicar y quitar el exceso de ropa; todo eso permite que se active la circulación de la sangre, ya que baja la presión arterial y de esta forma provocamos un retorno venoso. En el caso que se desmaye, primero hay que llamar al servicio de emergencias, poner a la persona de costado y abanicarla, mientras le controlamos la temperatura y la presión", explicó.