Según consta en el requerimiento de juicio, Antonio Gaspar concurrió al domicilio de Jorge Ariel Mendoza el 24 de mayo pasado en su camioneta marca Ford. Ambos discutieron y Mendoza atacó a la víctima, quien murió. Al día siguiente, el acusado cargó el cuerpo de Gaspar en la camioneta que la propia víctima había conducido hasta su domicilio, y que luego abandonó el imputado en avenida Constitución y Juramento.

El sistema de emergencias 911 fue alertado 11 días después, el 5 de junio, sobre el olor nauseabundo que emanaba del vehículo.

Según la autopsia, Gaspar falleció como consecuencia de un traumatismo grave de cráneo y heridas punzopenetrantes con lesión grave de corazón.

Al pedir la elevación, el Fiscal sostuvo “que el imputado atacó en forma artera y desmesurada e infligió un padecimiento desmedido al damnificado”. En el requerimiento también constan las declaraciones testimoniales recogidas, pericias e informes socioambientales, oculares y científicos sobre los elementos hallados en la escena del crimen. Se sumaron los informes sobre el allanamiento en el que fue secuestrada la barreta que Mendoza habría utilizado para ultimar a Gaspar y otros elementos de interés para la causa.

Durante el allanamiento, Mendoza, quien se desempeña como tapicero, reconoció ser el autor del hecho. Según testigos, la víctima y el victimario eran amigos y se reunían frecuentemente.