Adrián Valenzuela, candidato a diputado provincial por el frente de Sáenz Gobernador para las elecciones generales del próximo domingo, participó del ciclo de entrevistas por Facebook Live del diario El Tribuno. 

¿Cuáles son sus principales proyectos?

Son proyectos que en realidad se los tendría que haber ya concretado. Cuando incursioné hace dos años (cuando fue candidato a senador) se trabajó mucho las problemáticas que tiene que enfrentar diariamente el salteño. Una de estas es el derecho a la propiedad. No se lo hizo. Hoy tres de cada diez salteños no tienen su título de propiedad y es una materia pendiente por parte de los gobiernos, los legisladores. Se tracciona a través de Nación, Provincia y municipio. Cuando uno tiene el título de propiedad cambia todo en el seno familiar. Con relación al ámbito educativo, otro de los detalles que también fue conversado en 2017, y que no se hizo, es un instituto de tecnología aplicada. Es un gran proyecto que ideó Roberto Dib Ashur. En estos tiempos en que se busca empleo y todos los chicos tienen acceso a la tecnología, un celular, podrían estar siendo capacitados a través de los Centros Integradores Comunitarios o a través de un instituto de tecnología aplicada. Me refiero, por ejemplo, al Centro Cultural Dino Saluzzi. La infraestructura está, los profesores están y todo pasa por el tema de capacitación. Otro de los temas también charlados con Matías Posadas, que continúa dentro del trabajo... Dentro de los proyectos se va adosando justamente lo que uno vive diariamente con los vecinos y el tema de descentralizar la Universidad Nacional de Salta y habilitar un anexo en la zona sureste va a beneficiar mucho a todos los chicos de esa zona y del Valle de Lerma. También hay que mencionar que acá estamos trabajando por un proyecto que se llama Gustavo Sáenz y Bettina Romero, a nivel municipal.

¿Que propondría para erradicar el desempleo?

Es muy triste la situación. No solamente en campaña política recorro los barrios sino que lo hago como una cuestión personal a través de lo que es mi trabajo, de mi profesión y hablo mucho con los vecinos. En la mayoría de las reuniones, mate de por medio, se plantea salud, educación, seguridad y desempleo. El instituto tecnológico viene a suplantar también un marco referencial de lo que puede llegar a ser un empleo inmediato a través de la tecnología para los chicos.
El eslogan de muchos es: “Vamos a darles trabajo a todos los salteños”. Pero el salteño no quiere un trabajo, quiere un empleo digno, con obra social, aportes, jubilación, vacaciones, porque trabajo lo tenemos cualquiera, cortándole el pasto a un vecino podemos llegar a tener. Lo que está pasando en Salta, a nivel nacional y en materia de desempleo es preocupante, pero no solamente el desempleo sino que el trabajo en negro es realmente lo que preocupa, trabajo hasta esclavizante.

¿La violencia de género es una problemática en la provincia, tiene alguna propuesta al respecto?

Puede sonar hasta chocante decir “yo trabajo sobre el tema”, pero es más, a través de una fundación capacitamos, estamos trabajando. Mi pareja es quien se encarga de la capacitación. Se trabaja mancomunadamente con un equipo de profesionales. Hicimos contacto con todas las beneficiarias. Hay un grupo muy importante. Son 5.000 beneficiarias del plan Ellas Hacen y en la mayoría, en el 95%, continúa la problemática porque a veces se habla mucho del rol gubernamental y el compromiso y la contención, pero eso es en la teoría. Hay que capacitar, gestionar.

En las elecciones de 2017 usted consiguió 80 mil votos y en las PASO de octubre pasado 10.927, ¿a qué atribuye esa caída en el caudal de votos, en apenas dos años?

Fueron 13.000, no me quite votos. Primero creo que se debió a la gran cantidad de opciones políticas, de caras. Era impresionante la cantidad de personas que, celebro, se presentan y se comprometen en materia política. Eso por un lado, era muy difícil. Yo he recorrido las escuelas en las PASO y me saludaban los vecinos y me decían: “¿Usted se presenta?”, y yo les respondía: “Sí, yo me presento. Voy como candidato a diputado”. Pero por otra parte, y hay una reflexión en el marco hasta económico, para hacer política necesitás fondos, pero uno va aprendiendo que no necesariamente tenés que ocupar un cargo para hacer política. Yo he salido por un frente. Sigo con ese frente. Me prestaron una herramienta política. Mi intención en estos últimos dos años fue crear mi partido político. No llegué con los tiempos. Parece que, y esto también hay que cambiarlo, si no salís en tele o no te ven en la pantalla, no creen que estás participando. He tenido poca visibilización. He tenido pocos carteles, casi nada.

¿Cree que se debe mantener el plan alimentario?

Es una pregunta muy buena que tiene que ver también con el bolsón de alimentos. ¿Se debe terminar el bolsón de alimentos? Sí, ¿Se tiene que terminar ahora? No, no porque al no haber fuentes laborales, al no conseguir un mango para comer, se complica la situación. ¿Ha sido una decisión gubernamental importante la que se tomó con el Plan Alimentario? Cada uno tendrá que sacar sus propias conclusiones. Para mí llegó tarde. La realidad se marca en los barrios y por semana se abren tres comedores alimentarios que son sostenidos por las propias madres, en la mayoría de los casos. Un gran rol también ocupa la Cooperadora Asistencial. ¿Va a desaparecer en el mediano y largo plazo? Tendría que desaparecer para que seamos una provincia, una ciudad seria, para recuperar la familia, la mesa familiar. Se recupera con fuentes laborales.
.