La libertad puede llegar para los condenados en prisiones brasileñas, gracias a un nuevo decreto emitido por el Gobierno carioca, el cual establece que se indulte a quienes estén encarcelados y sufran de enfermedades graves. El decreto fue firmado por el presidente Jair Bolsonaro y el Ministro de Justicia, Sergio Moro.

Con esto no buscan solo cumplir con un acto de justicia, sino a su vez poder ofrecer a los presos una oportunidad de ser atendidos por sus necesidades médicas, las cuales que se no pueden suplir desde el servicio de salud que brindan en las unidades penitenciarias.

El decreto arropa a quienes tienen algún padecimiento en estado crítico o terminal y a los que tienen comprometida su movilidad y el valerse por sí mismos, según consigna el sitio El Intra América News.

En tanto, se conoció que el Ministerio Público estará a cargo de identificar los casos y hacer cumplir el decreto. Aunque el porcentaje presos en esta condición no se ha dado a conocer, la medida podría contribuir a disminuir parte del hacinamiento que, por años, ha caracterizado al sistema carcelario de Brasil.