EEUU, Florida.- Las ciudades del sur de Florida han comenzado a reportar la presencia masiva de unos extraños animalitos que tienen la capacidad de perjudicar a las mascotas. Se trata del sapo de caña, también conocido como el sapo gigante o el sapo bufo, cuya capacidad tóxica se está convirtiendo en un dolor de cabeza.

Si bien se trata de una especie muy particular por su capacidad venenosa, el daño que produce es bastante letal, porque afecta sobre todo a los animales. Los perros son sus principales víctimas, ya que muchas veces estos los persiguen y tratan de jugar con ellos.

Según los expertos, la razón de su existencia masiva se le atribuye al clima, así que estos animalitos, sumamente tóxicos, podrían ser ejemplo de estudio para quienes viven en otras latitudes, pues un fenómeno similar podría aparecer en cualquier parte de mundo, si se presentan las condiciones similares.

Los sapos son conocidos como sapos bufos y entre sus características está que segregan una sustancia lechosa sumamente toxica. Su presencia tiene una razón de ser: la elevación de las temperaturas y luego las lluvias torrenciales hacen que entren en ciclo de reproducción.

Los vecinos del sur de Florida han comenzado a reportar que miles de ellos entran a sus casas y se han quedado atrapados en los filtros de las piscinas. De allí la preocupación, pues su toxicidad representa un peligro creciente para las mascotas de los hogares.

Si usted cree que su perro ha tenido contacto con un sapo venenoso, lo mejor es acudir de inmediato al veterinario, pero para aliviarle el malestar al animal, trate de eliminar la toxina de la boca lo antes posible. Use una toalla mojada para limpiar las encías, la lengua y el cielo de la boca del perro. Pero asegúrese de enjuagar bien la toalla entre una limpieza y otra.