“El oído es el único sentido que se puede implantar”, afirmó el Dr. Sebastián Torréns, al contar que un niño recibió -días atrás- la primera cirugía de implante coclear en El Calafate.

El Otorrinolaringólogo Especialista en Oído explicó que los implantes cocleares se realizan en pacientes con una disminución de la audición severa o profunda por lo que padecen de una alteración en la información que les llega al cerebro donde se decodifica el sonido para dar audición.

Con más precisión, agregó que “el Implante es una cirugía compleja en la que se coloca dispositivo dentro de la cóclea a fin de captar los sonidos del exterior”. Sin embargo, la cirugía es un paso más dentro de un tratamiento que comienza con la realización de un diagnóstico de hipoacusia en el que se invierte mucho tiempo por la complejidad de los estudios requeridos. Una vez que se define la situación de cada paciente, se evalúa cuál es el tipo de implante que requiere.

El Dr. Torréns aclaró que se necesita un equipo multidisciplinario (Otorrinolaringolgía, Fonoaudiología, Pediatría, Clínica Médica, Psicología, Rehabilitación , entre otros)  para optimizar el beneficio de esta cirugía, “la cual forma una parte muy chiquita de lo que se requiere para el tratamiento del paciente hipoacúsico; hoy el SAMIC cuenta con especialistas en cada área”.

Todo preparado

Por su parte, la Dra. Marcela Abdenur, especialista en Otorrinolaringología del SAMIC, coincidió en que “a partir de la cirugía, continúa una de las etapas más importantes que es el encendido y el seguimiento del paciente. En este momento, el Hospital cuenta con un equipo de audiología preparado para esta tarea y eso es fundamental para que podamos realizar estos implantes”.

¿Qué es un implante coclear?

El Dr. Sebastián Torréns detalló que “el implante coclear es un dispositivo inteligente que le da forma al sonido y transmite al cerebro de forma casi idéntica a un oído sin patologías”.

El proceso de escucha, comienza desde un procesador externo que capta los sonidos del medio, los procesa y los envía un receptor interno que es el que se implanta mediante una  cirugía en los pacientes con audición disminuida. Este dispositivo transmite una señal a la cóclea mediante una guía de electrodos generando una información eléctrica al nervio que llega al cerebro quien decodifica la información y se elabora una escucha comprensible para el paciente.

“Cuando el paciente empieza a escuchar – afirma Torréns- comienza a conectarse con el mundo exterior. Ese encuentro debe hacerse de manera paulatina porque se trata de un cerebro que, de alguna manera, estaba dormido, que no recibía estímulos y de pronto se conecta”, indicó.

Es por eso que se necesita de audiólogas especializadas que realicen el tratamiento adecuado y eso es un servicio con el que también cuenta el SAMIC, a cargo de la Lic. Fga  Valeria Binimellis. “Hoy los pacientes pueden permanecer en la localidad no solo para realizarse el implante sino también para el seguimiento posterior que es fundamental para que se concrete con éxito”, concluyó el doctor.