Más de 100 años después, muchas huellas de la Primera Guerra Mundial permanecen en el fondo del mar. Entonces aparecen los “cazatesoros”, como los rescatistas suecos que organizaron una expedición en busca de antiguos elixires sumergidos.

En un área marítima en el mar Báltico, entre Suecia y Finlandia, recuperaron un cargamento de 900 botellas de bebidas alcohólicas. Unas 600 son de cognac y el resto del licor Benedictine.

El rescate de un cargamento de botellas en un barco hundido en la Primera Guerra Mundial

El rescate de un cargamento de botellas en un barco hundido en la Primera Guerra Mundial

Estaban en las bodegas de un buque llamado Kyros, que zarpó de Suecia en mayo de 1917 y tuvo un final dramático: fue impactado y hundido con explosivos por un submarino alemán.

Mirá también

La expedición Ocean X recuperó los cajones con equipos submarinos operados a control remoto. Los restos del barco están a 77 metros de profundidad.