Después de un romance de seis años, Diego MaradonaRocío Oliva le pusieron punto final a su relación. En medio de las fiestas, las idas al sanatorio del deportista y los rumores del nuevo noviazgo con Verónica Ojeda, Rocío admitió que se habían separado a través de las redes. Luego, poquito a poco, comenzó a darle respuestas a la prensa. Ahora, la blonda dio detalles de su vida luego de su romance en diálogo con Infama. 

El Diez acaba de viajar a México para asumir el mando de la dirección técnica de Dorados de Sinaloa. Arribó al país en compañía de Ojeda y el hijo que tienen en común, Dieguito Fernando. Según los rumores, por este motivo y otros más, la separación de Oliva y Diego fue bastante problemática. Con respecto a eso, la futbolista explicó: "No puedo decir nada de eso. Voy a tratar que lo más lindo continúe de esa forma…".

Y, sobre la presencia de Verónica, agregó:"Es un tema de él. Sí él está feliz para mí está bien. Lo que le haga feliz lo tiene permitido, no es un tema que tenga que ver conmigo. Es su vida y yo tengo la mía. Muchos hablaban de idas y vueltas… Ahora no soy quién para hablar de eso", comentó contundente la rubia, sin nombrar a Vero ni al niño.

Luego, le preguntaron si eran ciertas las versiones que indicaban que Maradona podría iniciar acciones legales para echarla de su casa de Bella Vista. "No me llegó nada de eso porque lo dijo cuando yo estaba entrenando pero no tengo ningún papel ni ninguna noticia al respecto. Mi vida sigue igual y no me preocupo por eso. No me preocupa ese tema puntual y no me preocupa nada que tenga que ver con él. Hoy mi vida es otra”, aseguró la joven.

Y finalmente, se refirió a la decisión de Maradona de borrarse el tatuaje que tenía en su brazo con el nombre de ella. "Si le hace bien para mí está bien. Yo por ahora no pensé en borrármelo (el tatuaje que tiene ella con el nombre del ex futbolista). Cuando tenga pareja y me diga algo por ahí sí, pero hoy no me molesta", argumentó la mediática.