"Lo dije el primer día: el que me abrió el portón y el que me ayudó a estacionar me dijeron 'hay que ganar la Copa'. Es la misma escena del 2007, no es que cambia el concepto en algo". Y es verdad. Desde que lo oficializaron el 2 de enero, Miguel Ángel Russo se mostró como un gran conocedor del Mundo Boca, lo demuestra a cada paso y a cada palabra, consciente de las necesidades de hoy pero con la experiencia de ayer...

Mirá también
Mirá también
Mirá también

La definición de que la Libertadores es una obsesión, como también dice el cantito, no es algo que Russo vaya a esquivar. "¿Vos creés que cambia con respecto a 2007? Venían de perder una final con Vélez y hace tres años no ganaba la Copa", dijo en El Show de Boca, en AM 630. Y agregó: "Es la misma escena del 2007, no es que cambia el concepto en algo. Boca es así. Pensar que uno viene a un club de estos y la gente no funciona de esa manera es muy difícil. Por eso es Boca".

De hecho, Miguel entiende lo que le pasó a Guillermo Barros Schelotto, que se tuvo que ir luego de perder la final de la Libertadores 2018 a pesar de haber sido bicampeón local. "Me duele porque me tocó estar en Madrid y vivir la previa y el post. Conozco a Guillermo y a Gustavo. Duele porque uno lo siente. Después discutiremos si está bien o mal que cada uno que pierda se tenga que ir. No es nuevo la necesidad de la gente de que Boca salga campeón".