No fue un día más en la vida de Ignacio Scocco. Por primera vez desde que se fue de Newell's, a Nacho le tocó volver al Coloso pero no para ponerse de nuevo la camiseta de la Lepra sino para defender la del club que apostó por él cuando el delantero no pudo seguir en su casa. "Fue un día bastante duro, difícil para mí", dijo Scocco, que además contó que el gol que le marcó, el de la victoria del Millonario, fue el que menos disfrutó de su carrera

Mirá también

TODO LO QUE DIJO SCOCCO DESPUÉS DEL PARTIDO VS. NEWELL'S

-Bueno, Nacho, lindo partido pero un poco incómodo para vos, ¿no?

-Sí, sí. La verdad que fue un día bastante duro, difícil para mí. Desde el primer momento en que entré al estadio, reencontrarme con la gente que conocí a los 14 años cuando vine a Newell's, pero bueno, esto es el fútbol y son cosas que pasan y que uno tiene que afrontar.

-Y encima te toca hacer el gol de la victoria.

-Sí. Realmente Newell's me dio todo, es mi casa, es mi vida futbolística, pero hoy me debo a River, que es el club que me abrió las puertas cuando no pude quedarme acá en Newell's y hoy me debo a eso, a mis compañeros, a esa gente que confió en mí. Soy un profesional y tengo que cumplir.

Mirá también

-¿Fue difícil entrar al campo de juego con otra camiseta que no sea la de Newell's?

-Fue difícil ya entrar al estadio. Como dije recién, cruzarme con gente que conozco desde los 14 años... Fue duro, difícil, pero esta profesión es así. Pueden pasar este tipo de cosas.

-¿Es el gol que menos disfrutaste de todos los que hiciste en tu carrera?

-Sí, seguro.

-¿Entraste a la cancha sabiendo que tenían que darlo vuelta, sobre todo por lo anímico?

-Sí, teníamos que levantarnos rápido del golpe de la final de la Copa. Este grupo no está acostumbrado a tener esos golpes y bueno, esta era una linda prueba para todos nosotros para ver cómo nos reponíamos de eso. Salimos bien en una cancha bastante complicada.

-Hoy justaste más minutos de lo que lo hacés habitualmente, ¿te quedaste un poco con la sangre en el ojo por no haber podido entrar en Lima?

-Sí, sí, obviamente. Uno quiere jugar todos los partidos siempre pero esa clase de partidos es la que más quiere jugar. No me tocó. En un partido hay tres cambios y otros compañeros que también lo merecen. A mí no me tocó y obviamente me dolió mucho.

Mirá también

-¿Han tenido que entrenar mucho más la cabeza que lo físico en esta semana tan particular?

-Cuando hay que afrontar una semana como esta, después de haber perdido un partido tan importante, y cómo se dio, lo más importante es recuperarse anímicamente porque futbolísticamente sabemos lo que podemos llegar a dar. Lo anímico en estos momentos es fundamental. Hoy fue una prueba de carácter al revertir un partido así ante un rival que es muy complicado.

-Quedan dos partidos, una fecha de la Superliga y el de Copa Argentina. Y después también el pendiente con Independiente. ¿Piensan en que pueden ser punteros?

-Nosotros sabemos que tenemos que pelear todos los frentes. Llegamos a la final de la Libertadores, lamentablemente la perdimos. Sabíamos que afrontábamos el partido de hoy con el empate de Boca y Argentinos (1-1) y que había que ganar para prenderse ahí arriba. Tenemos un partido más para terminar el campeonato local y tenemos la final de la Copa Argentina, así que creo que los objetivos que nos pusimos a principios del semestre, pese a que no hayamos podido ganar la final, van por buen camino.

Mirá también

-¿Es un escenario posible tu vuelta a Newell's el año que viene?

-Trato de no pensar en eso, pero yo siempre dije que esa es mi idea. En el fútbol uno nunca sabe, nunca puede hablar de futuro porque uno nunca sabe lo que puede llegar a pasar, pero siempre dije que era mi sueño volver a mi casa, retirarme con esta camiseta. Habrá que ver cómo sigue todo.

-Sé que con algunos jugadores a los que se les vence el contrato en junio ya están hablando, ¿es tu caso también?

-No, no. No y no me gustaría tampoco porque queda tiempo por delante y no me pongo a pensar si me van a ofrecer una renovación de contrato o no.