La campaña electoral británica está lejos de ser un jardín de rosas entre el Brexit, el invierno, el voto táctico. Nadie imaginó hasta ahora que el principal problema sería para el laborista Jeremy Corbyn y no para el imprevisible y excéntrico conservador primer ministro Boris Johnson. Dos diputados laboristas, que se han vuelto independientes, pidieron este jueves votar “contra Jeremy Corbyn porque no está preparado para ser primer ministro” y “es antisemita”. “Hay que votar Boris”, aseguran.

La saga comenzó em la noche del miércoles con la renuncia del número dos del partido, Tom Watson, un pro europeo, que abandonó a Corbyn pero no la política. Este jueves el ex diputado laborista Ian Austin, ex ayudante del ex primer ministro Gordon Brown, urgió a los laboristas a apoyar a los conservadores, en una extraordinaria y conmovedora entrevista con Kay Burley, la periodista de Sky News.