Separaron a un coordinador deportivo por golpear a un profesor

Se trata de Pablo Lamare, exjugador de básquet del Club Estudiantes. El hecho ocurrió durante un encuentro de básquet femenino el pasado 24 de marzo, pero recién trascendió ahora.

Se trata de Pablo Lamare, exjugador de básquet del Club Estudiantes. El hecho ocurrió durante un encuentro de básquet femenino el pasado 24 de marzo, pero recién trascendió ahora.

La Dirección de Deportes de la provincia separó del cargo de coordinador de la Liga Provincial de Básquet Femenino, Pablo Lamare, luego de una agresión a golpes de puño que sufrió un técnico del Club Belgrano durante un encuentro de esa actividad deportiva en el Club Estudiantes.

El hecho ocurrió el pasado 24 de marzo, pero recién se conoció ayer. Un grupo de padres acercó un nota a El Diario donde repudia la agresión y da cuenta del hecho.

Tribuna deportivaActitudes que no ayudan para nada a la actividad deportivaAl Sr. director, de nuestra mayor consideración:Nos dirigimos a usted como padres de las jugadoras que integran el plantel de Básquet femenino del Club Belgrano, a fin de poner en conocimiento lo sucedido el 24 de marzo pasado cuando concurrimos a las instalaciones del club Estudiantes, sito en calle Moreno Nº 651 de esta ciudad, a disfrutar de una jornada de básquet femenino categoría U19, en preparación del CI.BA.CO.PA. (Circuito de Básquet Competitivo Pampeano) y organizado por la Dirección de Deportes de la Provincia.En dicho encuentro participaban clubes locales y de otras localidades de la Provincia, estando a cargo de la organización del mismo el señor Pablo Lamare, en representación de esa dirección. Durante la jornada, nuestras hijas disputaron encuentros en las mencionadas instalaciones en horas de la mañana y en el club All Boys, sito en calle Lagos Nº 436 de esta ciudad, de 15 a 18, cuando debieron trasladarse nuevamente al club Estudiantes a disputar los últimos encuentros de este torneo.Aproximadamente a las 20:30 horas cuando ya había finalizado el último partido que se disputaba entre el club Belgrano y el Club Ferro de General Pico, las jugadoras y familiares que nos encontrábamos en el lugar decidimos tomar fotografías frente al sector en el que habíamos presenciado el cotejo y frente al banco de suplentes utilizado por el entrenador y suplentes de nuestro club, más precisamente frente al aro de juego.En ese momento y de manera imprevista se observa (y ante el asombro e incertidumbre de todos los presentes, jugadoras de varios clubes, familias, personal del club Estudiantes, árbitros) la agresión física y verbal del organizador del evento, Pablo Lamare, hacia el entrenador de nuestro club.La situación se salió de control y fue de tal magnitud que el entrenador fue arrojado al suelo y aún así Lamare siguió agrediendo, insultando y amenazando al profesor, aun en el intento de varios adultos y jugadoras de este club que intentaban retirarlo del lugar. Ante la complejidad del hecho se solicitó la intervención policial para controlar la situación.Obviamente todo este suceso tuvo como resultado a las jugadoras observando toda esta violencia, tratando de ponerse al medio para que la agresión hacia su entrenador no siguiera, llorando en crisis de nervios, tratándose de niñas entre 14 y 16 años que solo querían que esto se terminara y contenerse con los familiares que nos encontrábamos presentes.Como padres nos preocupan estos actos de violencia dentro del ámbito deportivo y sobre todo que sean partícipes adultos que tienen a su cargo menores, como el señor Lamare, quien está a cargo de la selección pampeana de básquet femenino, es miembro activo de la Dirección de Deportes y es parte del plantel de entrenadores del club Estudiantes; y el señor Alejandro Aguiriano, que también desempeña funciones en la Dirección de Deportes, quien no solo agredió verbalmente al entrenador del club Belgrano sino a nosotros como padres de jugadoras del club y que solo tratábamos de parar y calmar la situación ante semejante falta de ética y moral, personal y deportiva de estas personas.Nos motivó la confección de esta nota el hecho de que no se vuelvan a repetir estos sucesos, ya que no son buenos ejemplos para las niñas a las cuales estas personas entrenan y forman; además para que sean de público conocimiento actitudes que no ayudan para nada a la actividad deportiva, más en el básquet femenino que siempre ha sido relegado y muy poco difundido.* Azul Hernández y hay más firmas