Hackers rusos, supuestamente vinculados a la agencia de inteligencia militar rusa GRU, atacaron la empresa ucraniana para la que trabajó uno de los hijos del exvicepresidente de los Estados Unidos y aspirante presidencial demócrata, Joe Biden, según el informe de una compañía de ciberseguridad publicado este lunes.

La víctima del hackeo es Burisma, una de las mayores productoras de gas natural en Ucrania y para la que Hunter, el hijo de Biden, trabajó entre 2014 y 2019.