La merienda en la vereda pero con la mirada atenta, el encargado en la entrada al edificio atajando las preguntas de los vecinos y la casa de decoración con la puerta recién arreglada. Tres manzanas de Las Cañitas, en el barrio porteño de Palermo, quedaron en la mira después del ataque a un economista de 34 años que fue apuñalado este miércoles a la madrugada en un intento de robo.

Los investigadores sospechan que los ladrones que lo atacaron son los mismos que forzaron la puerta de dos negocios y robaron la recaudación de tercer local. Todavía no han sido identificados y están prófugos. En la zona denuncian que aumentaron los asaltos en los últimos tres meses

Michel Gustavo Klein (34) recibió una puñalada en el cuello. Está internado en terapia intensiva.

Michel Gustavo Klein (34) recibió una puñalada en el cuello. Está internado en terapia intensiva.

Justo al lado del cordón de la vereda, en Gorostiaga 1654, frente a una casa de vestidos de fiesta, todavía está la marca que dejó Michel Gustavo Klein (34) cuando cayó herido. La sangre quedó semi tapada por un auto mal estacionado

El joven vive en Belgrano y estaba a unas diez cuadras de su casa cuando lo atacaron. Fue este miércoles cerca de las 4 de la madrugada. Fuentes policiales indicaron que alrededor de las 4.10 un "oficial que estaba de servicio en Libertador y Gorostiaga vio a cuatro hombres, uno con el torso desnudo, caminando". Cuando los perdió de vista -aseguran en la Policía de la Ciudad- se acercó a Gorostiaga y Migueletes, donde vio a unos 50 metros a un hombre tirado en la calle, al lado del cordón. 

Ese era Gustavo, que estaba herido y en shock.  

"Él no llegó a ver nada, sólo dijo que sintió que le pegaban de atrás, se cayó y no se acuerda de nada", aclaró Tomás Hugo Klein (71), el padre de Gustavo, en diálogo con Clarín. Y agregó: "Estuvo consciente, habló con todos, él venía por Olleros y hay que esperar, no nos han dicho nada de las posibles secuelas".  

Después de eso terminó internado grave en el Hospital Fernández y este jueves fue derivado a la Clínica Trinidad de Palermo, donde permanecía en terapia intensiva con un cuadro reservado. 

Durante las primeras horas trascendió que el joven había quedado cuadripléjico, pero tanto su familia como los médicos descartaron que ese diagnóstico estuviera confirmado. Horas más tarde, un parte difundido por el sanatorio confirmó que se están evaluando las posibles secuelas. "El paciente fue derivado por presentar una herida de arma blanca en la zona cervical posterior. Actualmente se encuentra internado en el área de cuidados intensivos con signos de lesión medular y está en seguimiento por los servicios de neurología, neurocirugía y traumatología y cirujanos de cabeza y cuello con pronóstico reservado"

Las manchas de sangre en el lugar exacto del ataque a Michel Klein (Lucía Merle)

Las manchas de sangre en el lugar exacto del ataque a Michel Klein (Lucía Merle)

Los investigadores sospechan que quienes atacaron a Gustavo fueron los mismos que quedaron registrados intentando entrar a dos negocios y que finalmente lograron robar un tercero. 

Las cámaras de seguridad que tiene la fábrica de pastas Farfalla, ubicada en Soldado de la Independencia 1139, tomaron a tres hombres que intentaron forzar la puerta. "Se ve que se trabó la cerradura, porque se los ve empujar y hacer fuerza hasta que se rajó el vidrio y la dejaron", contó una de las empleadas del comercio. Fue el segundo hecho similar en ese mismo lugar en los últimos dos meses.

Las cámaras de seguridad del bar Byant, ubicado en la esquina de Gorostiaga y Soldado de la Independencia, mostraron que poco después del intento de robo en la fábrica de pastas un hombre trató de forzar también la puerta de ese local, pero no lo logró. "Desde fines del año pasado se empezó a poner más complicado. Hay motochorros y arrebatos en la calle. Esto que pasó nos sorprendió", aclararon en el comercio. 

Los asaltantes también intentaron forzar la puerta de una fábrica de pastas. (Lucía Merle)

Los asaltantes también intentaron forzar la puerta de una fábrica de pastas. (Lucía Merle)

Los ladrones no se rindieron y atacaron la casa de decoración Neoda, ubicada justo en diagonal al bar. La tercera fue la vencida: lograron romper la puerta y se llevaron la caja de valores donde guardaban la recaudación del día. Sacaron la plata y la descartaron en la vereda. 

Fue ahí, a los pocos metros, donde cayó herido Gustavo. No está claro si quisieron robarle o si lo atacaron porque pudo verlos cometiendo el otro asalto. 

"Antes iba y venía en tren desde José C. Paz. Para mí esto siempre fue tranquilo porque venía de un lugar que era más complicado. Después empecé a venir en camioneta por un tema de seguridad. Desde la mitad del año pasado se ven cada vez más arrebatos, sobre todo de los que andan en moto. Lo peor es que pasa la Policía, pero se ve que no importa", contó David, el encargado de un edificio de la cuadra.

"Nosotros estamos hace poco y no nos pasó nada, pero en esta cuadra a casi todos los locales les robaron. Ya nos va a tocar también. La semana pasada a una chica la quisieron asaltar en la puerta y la arrastraron por el piso, escuchamos los gritos. Un compañero tomó la patente de la moto, pero no pasó nada", contaron en The Barber, una peluquería en Gorostiaga entre Olleros y Lacroze.  

Hasta hace algunos meses en el gimnasio de Migueletes entre Gorostiaga y Olleros había pegado un cartel alertando a los socios a que no dejaran la bicicleta en la vereda por los robos: "Se llevaron siete en un mes. Lo peor es que dejaban las suyas u otras viejas y se llevaban las nuevas o las más caras". 

Fuentes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, contrario al testimonio de los vecinos, indicaron que "en el último trimestre de 2018 bajaron un 26% las denuncias en esa zona con respecto al mismo periodo de 2017".