Por Juan Carlos Andrada.-  Patricio “Pato” Vega, el joven que protagonizó un accidente de tránsito que lo dejó cuadripléjico y fue noticia en El Intransigente cuando su familia le cumplió el sueño de tocar la armónica junto con sus amigos músicos en la Cuesta de El Portezuelo, tuvo otra experiencia fuera de serie. Es que fue impactante ver al muchacho, a pesar de estar totalmente postrado en su cama, participando de un festival de blues. En esta oportunidad, fue el invitado especial de uno de los referentes del blues más importante del país: Miguel Botafogo-Don Vilanova.

Fue en el marco del Primer Festival de Blues "Catamarca Blusera", una iniciativa de la legendaria banda catamarqueña "La Maza", que fue coordinada por la Secretaría de Estado de Cultura. El evento fue conducido por Pablo "Colo" Freites y Ale Weiss, y participaron como artistas invitados de Catamarca Yoly Véliz, Carolina Ibarra, Lorena Carrizo, Natalia Brizuela César, Florencia Reynoso, Sergio Villavicencio, Cristian Bustos y Patricio “Pato” Vega.

“Pato” no puede mover su cuerpo. Hasta hace poco no podía hablar, lo que hace más increíble la historia. Su cuadro es muy grave, pero aún así se da vuelta para tocar la armónica con un soporte que los amigos ponen alrededor de su cabeza. De manera que hay que trasladarlo en su cama para todos lados, pero eso no fue impedimento para llevarlo a la Cuesta de El Portezuelo o al Cine Teatro Catamarca para el gran festival de blues.

Patricio tiene 24 años. Tras el siniestro que casi le arrebata la vida, descubrió que podía comunicarse y sobrevivir aferrándose a la armónica. La contención de sus amigos y familiares fueron claves en esta historia de superación. Después de 2 años de aquel traumático momento y sin poder mover brazos ni piernas, utiliza lo único que le dejó el accidente: su cabeza y su boca. 

El gran gesto solidario fue de Miguel Botafogo-Don Vilanova, a quien se le notó visiblemente conmovido por la fortaleza del joven y por lo que pude hacer la música en situaciones extremas como la de este adolescente catamarqueño.