El Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte de Brasil, cambió la jurisprudencia vigente y declaró inconstitucional detener acusados con condenas en segunda instancia, sin esperar a que se agote la posibilidad de realizar apelaciones.

La decisión dejó cerca de recuperar la libertad al encarcelado ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Y su defensores adelantaron que presentarán mañana un pedido para su liberación inmediata.