Daniel Carney, acusado por una amiga de su novia tras la noche de la despedida de soltero
Daniel Carney, acusado por una amiga de su novia tras la noche de la despedida de soltero

Daniel Carney y su novia estaban a punto de casarse. Se encontraban felices porque iban a contraer nupcias y decidieron hacer juntos una fiesta de despedida de solteros con todos sus amigos, dos días antes de su boda. No imaginaron que una semana después el futuro esposo estaría a la espera de una audiencia por haber sido acusado por abuso sexual, ataque indecente y desvío sexual de una persona inconsciente.

Según reportes policíacos consultados por Washington Post, todo comenzó en su festejo. La pareja, las damas de honor, padrinos y otros seres queridos decidieron pasar la tarde navegando en un río del este de Pennsylvania. Remaban en balsas mientras bebían cerveza, vodka y platicaban entre ellos.

Después de la tarde agradable regresaron a un hotel cercano en el que se hospedaban. La futura esposa le pidió a Carney, su novio, que acompañara a una de sus amigas y dama de honor dentro del hotel. Estaba en estado de ebriedad y no podía ir sola. Él la llevó, pero en lugar de dirigirla a su recámara, la metió al vestuario de hombres.

Ahí la tiró al suelo, se lanzó sobre ella y la agredió. Estaba prácticamente inconsciente. Solamente despertó cuando él le dio mordidas y arrancó el bikini . Después abusó sexualmente de ella. En ese momento la prometida entró a los vestidores y se dio cuenta de que sucedía. Ella inmediatamente comenzó a gritarle a Daniel Carney, quien salió corriendo. Ambos fueron al estacionamiento y tuvieron una pelea física.

Sus amigos se dieron cuenta de qué ocurría y otra de las damas de honor entró al vestidor para ayudar a la mujer a vestirse y ponerse de pie. La encontró casi desmayada.

La pelea de los novios continuó, pero finalmente se arreglaron. No se sabe a ciencia cierta qué fue lo que el agresor le dijo a su prometida para que ella decidiera continuar con la boda.

Al día siguiente él llamó por teléfono a la mujer que había atacado. Le pidió disculpas y le dijo que no recordaba lo que había sucedido la noche anterior, pero le pidió que se tomara la pastilla del día después para evitar un embarazo. El día de la boda, el futuro esposo volvió a comunicarse con la víctima. En un mensaje de texto le explicó lo siguiente: “Quería disculparme nuevamente por todo. ¿Podemos, por favor, estar tan felices como sea posible por (la novia) hoy? Los errores están tras nosotros y yo solo necesito concluir con esto antes de que haga esto, por eso te envío esto. Estoy feliz como siempre de casarme con (la novia) y sé que es terrible, pero mi d* estaba en la ducha. Nosotros no lo hicimos pero podrías considerar tener un plan B? Estoy casi seguro de que no hay posibilidad, pero aún así. Por favor dime que si, te lo ruego”.

Sin embargo, él se encargó de contar una versión distinta a sus conocidos. Dijo que la mujer lo siguió hasta el vestidor después de que él le dijera que se iba a duchar. Ella se dio cuenta de que Carney estaba en estado de ebriedad y se aprovechó de él.

A pesar de todo, la boda de ese día se llevó a cabo. Pero la mujer no dejaría pasar el abuso, así que al día siguiente fue al hospital para informar que había sido agredida sexualmente. También declaró ante la policía, quienes de inmediato investigaron su caso.

Ellos analizaron las cámaras de seguridad del hotel y con las imágenes obtenidas aclararon lo que pasó. En una grabación del pasillo se ve a la dama de honor balancéandose y sosteniéndose para poder caminar. En la puerta del vestuario Daniel Carney la toma por los brazos y la tira en el interior.

También analizaron las llamadas que le realizó a la víctima en donde él, en reiteradas ocasiones, acepta que todo fue su culpa, por lo que fue acusado.