La Copa Libertadores empieza la recta final y los seis equipos argentinos que están en la competencia tendrán una semana especial. Puede haber conjuntos clasificados, varios eliminados, unos que queden comprometidos y otros expectantes a la espera de la última jornada. La historia en la competencia más importante del continente comienza a resolverse. 

En el grupo A, River tendrá una final contra Palestino en Chile.  Y es que el equipo de Marcelo Gallardo está segundo con 6 puntos detrás de Inter de Porto Alegre pero visita al club trasandino, que suma 4 unidades. Es un mano a mano. Si River gana se clasificará a 8vos de final para intentar retener la corona de América y la importancia del juego tendrá además el respaldo de cerca de 5 mil hinchas que cruzarán la Cordillera. Un empate es otro resultado que favorece a los de Núñez pero que enciende una alerta: la fase de grupo la cerrarán contra Inter (ya clasificado) en el Monumental pero Palestino tendrá juego más accesible ante el débil Alianza Lima, en Perú. 

Martínez Quarta se abraza con Pinola en el festejo de gol ante Alianza Lima. (AFP)

Martínez Quarta se abraza con Pinola en el festejo de gol ante Alianza Lima. (AFP)

River tiene un presente en el que enterró las dudas sobre el inicio de 2019 pero además suma estadísticas que lo favorecen. Es que acumula nueve partidos sin perder como visitante en la Copa Libertadores, algo que siempre se supone un riesgo. La última vez que cayó en esa condición fue contra Lanús, en la semifinal de la Copa 2017 que ganaba 2 a 0 y en la que perdió 4 a 2. Desde entonces visitó sin caídas a Flamengo, Emelec, Independiente Santa Fe, Racing, Independiente, Gremio, Boca y los dos juegos de esta edición.

Para Boca, en el grupo G, la historia está apretada. Porque pese a que tiene la chance de avanzar a las instancias decisivas de la Libertadores si consigue el triunfo ante Deportes Tolima en Colombia, una caída en Ibagué puede complicarlo. Hoy el líder del grupo es Paranaense con 9 puntos. Lo siguen los de Alfaro con 7 (y una diferencia de gol de +4) y más atrás los colombianos. Sin Carlos Tevez y con una deuda pendiente en los partidos afuera de la Bombonera, para Boca será una prueba de riesgo. El empate lo favorece porque mantiene la distancia contra su perseguidor pero en la última fecha tendrá que jugar ante el líder del grupo, en Brandsen 805. Las combinaciones pueden darle el boleto a Boca incluso perdiendo los dos juegos, pero estaría ligado al azar y las ambiciones del equipo en perseguir la séptima Libertadores de su historia obligan a crecer en cada partido. 

Mirá también

Los goles y el peso de las individualidades siguen siendo la mayor virtud de Boca. Pero de los 17 encuentros que lleva Gustavo Alfaro, en solo dos partidos el equipo no pudo convertir. Ambos fueron por la Libertadores (Wilstermann y Paranaense) como visitantes. Con Zárate, Benedetto y Villa como titulares, esta vez necesita que desde los tantos a favor crezcan las convicciones. ¿Y la defensa? Es la única zona que ya sale de memoria con Andrada, Buffarini, Lisandro López, Izquierdoz y Mas.

San Lorenzo es el puntero del grupo F con 10 puntos. Viaja a Barranquilla (sin los delanteros Nicolás Blandi ni Juan Camilo Salazar) para enfrentarse a Junior pero puede avanzar a la siguiente ronda incluso con una derrota. Si Melgar no vence a Palmeiras (escolta con 9 unidades), los de Jorge Almirón se clasificarán. Con un punto en cualquiera de los dos juegos estará en una instancia a la que parecía difícil llegar desde la actualidad del equipo. Es cierto que hace pocos goles (no convirtió en 11 de los 21 partidos de Almirón) pero también es complejo convertirle: en la Copa no tiene tantos en contra y entre los distintos torneos suma 9 partidos sin derrotas.

Mirá también

Para Huracán y Antonio Mohamed no hay demasiadas opciones. Necesita dos triunfos en el grupo B si quiere pasar de ronda. Después de perder el clásico en la Copa Superliga y de un presente oscuro desde el arribo del técnico (apenas 2 triunfos en 17 encuentros), deberá vencer a Emelec en Parque Patricios y esperar a que Deportivo Lara no logre una victoria ante Cruzeiro (ya clasificado) en Venezuela. Si eso ocurre, llegará a un mano a mano final contra el conjunto de Lara en el que no le servirá otra resultado que una victoria. La continuidad del DT, quien recibió al equipo en la zona de clasificación a la Libertadores 2020, está sujeta a la suerte del equipo en la Copa.

Los jugadores de Godoy Cruz, tras la derrota por 3-1 ante Olimpia, en Paraguay. (AP)

Los jugadores de Godoy Cruz, tras la derrota por 3-1 ante Olimpia, en Paraguay. (AP)

Godoy Cruz está complicado en el grupo C pero todavía sueña. Si obtiene dos victorias en Mendoza (contra Sporting Cristal y Universidad de Concepción) puede conquistar una clasificación histórica. El desenlace del grupo lo tendrá con una llave ante Boca por la Copa Superliga. ¿Qué hará Lucas Bernardi? ¿Apostará por el torneo local o por el internacional? En la misma problemática está Rosario Central, que espera por la Supercopa Argentina contra los de Gustavo Alfaro (será el 2/5) pero aun le queda una mínima chance en la Libertadores. Está último en el grupo H, con un punto, pero debe ganarle a Universidad Católica y a Libertad en Arroyito además de esperar que los chilenos no sumen en la última jornada. ¿Puede desdoblar esfuerzos o aguardará la final contra Boca eliminado?