Leo Bilanski, presidente de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (ENAC), habló hoy con El Intransigente sobre los fuertes vientos inflacionarios y la inflación proyectada para 2019 por parte de los empresarios pymes. "Según una encuesta que nosotros realizamos en el último trimestre a distintos empresarios de todo el país, de 20 provincias indican que va a ser de un 36 por ciento promedio", indicó.  

"Pero diría que tres de cada cuatro empresarios creen que va a estar entre el 30 y el 50 por ciento anual la inflación, lejos de lo proyectado por el Gobierno nacional que puso en el presupuesto un estimado del 23 por ciento", aclaró este lunes Bilanski al ser entrevistado por este medio. "¿Cómo definiría la situación de la industria?", se le preguntó luego. 

"Esta en una recesión profunda con nula perspectiva de recuperación por lo menos en los próximos seis meses", enfatizó al tiempo que sumó: "Es algo grave en virtud de que (...) se redujo el 10 por ciento de la totalidad de los trabajadores industriales respecto al 2015, son más de 120 mil trabajadores industriales menos"

"Eso empieza a generar un efecto de destrucción, de caída de la demanda del comercio también, porque el trabajador industrial gasta en su respectiva localidad donde trabaja, entonces es una restricción que se va convirtiendo poco a poco en depresión económica", siguió el titular de la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino.

Consultado sobre si se aguardan más despidos así como reducción de horarios, Leo Bilanski dijo: "Según lo que nosotros estamos estimado, en el último trimestre del 2018, 27 por ciento de las pymes despidió trabajadores". "Es el dato más alto que nosotros tenemos registrado desde que realizamos la encuesta hace tres años", subrayó.  

"Entendemos que como están reaccionando las empresas grandes a la recesión económica, presentando procedimiento preventivo de crisis, despidiendo trabajadores, reubicando sus filiales por ejemplo en San Pablo, vemos que los despidos van a continuar en el sector de las grande empresas pero esto naturalmente va a impactar en el sector de las medianas y pequeñas porque la cadena de valor se ve resentido cuando el eslabón central achica su actividad productiva", cerró.