Composición tema “la mujer”. Ése parece ser el examen que la ficción le empezó a tomar en este tiempo a autores, directores y productores, como para no quedarse abajo de la ola del empoderamiento femenino. Y en su triple rol de guionista, realizadora y protagonista, la catalana Leticia Dolera se mandó con un ensayo plagado de humor, bien lejos de la solemnidad discursiva. De eso trata Vida perfecta, una serie para reírnos de nosotras mismas en general y de los mandatos sociales y familiares en particular.

Entre las muchas cosas buenas que tiene esta ficción de Movistar Play, se destaca la agilidad del relato, una virtud que no suele florearse por las historias de autor. Aquí, a lo largo de ocho capítulos de no más de media hora cada uno, Dolera -activista femenina con amplio recorrido por el cine y la TV- propone revisar la vida de tres mujeres de treinta y pico de años en crisis. Pero no son crisis de lamento, sino de reinvención. Y no de reinvención heroica, sino de reinvención posible.