Nueve personas fueron detenidas en una operación antidopaje el pasado miércoles 27 de febrero en Seefeld (Austria), donde se disputaba el Mundial de esquí nórdico. Se sabía que uno de los arrestados había sido sorprendido en plena transfusión de sangre. Ahora se conoce la identidad del esquiador y ha salido a la luz el vídeo del momento en que la policía lo cazó con las manos en la masa.

Su nombre es Max Hauke, de 27 años. En una imagen inaudita, el esquiador austriaco parece resignarse ante la presencia de la cámara y de los agentes de la operación denominada ‘Sangría’, tachada de “organización criminal”. Sitúan el médico Mark S. en el centro de la trama, que en el pasado trabajó como jefe médico en un equipo ciclista y ya se había enfrentado en el pasado a sospechas de dopaje. También fue esposado, en este caso en Erfurt (Alemania).

Mirá también

Hauke, junto a otro esquiador austríaco (Dominik Baldauf), quedaron en libertad el jueves por la tarde al entender la Fiscalía que no hay necesidad de mantenerlos en prisión preventiva. Confesaron lo que en el vídeo queda evidente: se sometieron a tratamientos de dopaje sanguíneo. Mediante ese proceso, los deportistas se extraen y congelan su propia sangre, para volver a inyectársela poco antes de competir para elevar así su capacidad cardíaca y respiratoria.

Los deportistas se extraen y congelan su propia sangre, para volver a inyectársela poco antes de competir.

Los deportistas se extraen y congelan su propia sangre, para volver a inyectársela poco antes de competir.

Un kazajo y dos estonios también fueron arrestados. Los cinco deportistas podrían ser acusados de fraude, un delito que podría acarrearles hasta tres años de cárcel. Según la legislación austríaca, el dopaje sólo es delito si se le aplica a otra persona, algo que no sería el caso al tratarse de dopaje con la propia sangre.

Un kazajo y dos estonios también fueron arrestados. Los cinco deportistas podrían ser acusados de fraude.

Un kazajo y dos estonios también fueron arrestados. Los cinco deportistas podrían ser acusados de fraude.

Desde el punto de vista deportivo, la agencia antidopaje de Austria puede abrir un expediente disciplinario contra los deportistas austríacos que podría acabar con una prohibición para competir de hasta cuatro años.

El video fue filmado durante la operación del agente, que después filtró el material a la cadena pública noruega NRK.

Hauke todavía no ha respondido públicamente a las acusaciones.

Pero los arrestos han hecho saltar las alarmas en el mundo de esquí, especialmente porque el escándalo ha ocurrido en medio de una de las mayores competiciones globales de este deporte.

Según la Agencia Mundial Antidopaje (Wada), quienes se dopan de esta manera lo hacen para aumentar su masa de glóbulos rojos, lo cual hace que el cuerpo pueda transportar más oxigeno a los músculos. Esto, a su vez, aumenta la resistencia del atleta.

Fuente: La Vanguardia

SP